Cómo hacer un trío: guía para disfrutarlo

Obviamente no venimos a hablar de tríos musicales, sino de tríos sexuales, ya que es una de las fantasías más frecuentes, sobre todo en los hombres heterosexuales.

Estas¬†¬†relaciones m√ļltiples, m√°s all√° de las relaciones est√°ndar de dos personas, son quiz√°s m√°s f√°ciles de llevar a la pr√°ctica de lo que piensas, y vamos a demostr√°rtelo. Hacer tr√≠os no debe ser algo complicado.

Los estudios demuestran que la monogamia real es infrecuente, por lo que cada vez más las parejas desean experimentar otras posibilidades, que en muchas ocasiones permiten mantener intacta e incluso fortalecer la relación sentimental.

Para la mayoría de hombres la idea de tener relaciones sexuales con dos mujeres a la vez forma parte de sus deseos más íntimos, aunque no todos lo llevan a cabo. Para las mujeres heterosexuales la situación es más desconocida, y muchas veces se confunde el deseo de hacer un trío con el de tener una relación con otra mujer.

Hacer trío con tu pareja: cómo hacer un trío si tengo pareja estable

Quiero hacer un trío pero, por miedo, no se lo expongo a mi pareja. Esta es una situación muy habitual que debemos aprender a afrontar. Es lógico un cierto reparo a que tu pareja no lo acepte o a que piense que le propones algo así porque ya no la deseas.

C√≥mo proponer a tu pareja: ¬ŅHacemos un tr√≠o?

Lo principal es atreverse, ya que no siempre se tiene al mismo tiempo la misma fantasía, y esto puede suponer riesgos.

Lo primero de todo es pensar para qué quieres hacerlo: puede ser para sentir más placer, para que tu pareja sienta más placer, para variar el repertorio de tu actividad sexual, para salir de la monotonía…

Negociar algo así en pareja va a requerir muchísima comunicación, por lo que la conversación debe ser lo más clara posible y debes saber responder a  sus preguntas. Honestidad, sinceridad y cuidado deben guiar esta negociación, que debe tener lugar de la forma correcta y un espacio o lugar tranquilo.

Experiencia trío: Qué hacer en un trío

Hay muchas opciones:

  • mirar a tu pareja cuando besa a otra persona,
  • mirar a tu pareja cuando practica sexo con alguien diferente,
  • tener una experiencia con alguien de g√©nero o sexo distinto al habitual…

Debes también tener clara las respuestas a preguntas como:

  • ¬ŅQu√© hacer en un tr√≠o?
  • ¬ŅQu√© quieres hacer y qu√© no?
  • ¬ŅQu√© te har√≠a sentir celos, estar inc√≥modo o afectar√≠a a vuestra relaci√≥n a la larga?

Si tras resolver estas cuestiones te encuentras con un ¬ęno¬Ľ por parte de tu pareja o te pide tiempo para pensar, lo ideal es respetar su decisi√≥n. Por otra parte, un s√≠ r√°pido puede enmascarar un total desconocimiento de la situaci√≥n, por lo que es mejor¬†no tomar decisiones precipitadas.¬†De igual modo, un rechazo r√°pido puede simplemente deberse a sorpresa, celos o temores, por lo que quiz√°s tras varias conversaciones decida que s√≠ desea hacerlo.

Acceder a la práctica de un trío en la cama solo por complacer a tu pareja o por experimentar  puede ser mala idea, es mejor pensarlo bien hasta que realmente te apetezca. Si finalmente tu pareja decide que no quiere hacerlo, entonces tendrás que decidir si quieres hacer la fantasía con otra persona o prefieres esperar.

Tras la propuesta, una buena idea puede ser que lo incorpor√©is como¬†una fantas√≠a en los encuentros sexuales de pareja, sin que realmente haya otra persona presente. Imaginad qu√© es lo que quer√©is juntos,¬†qu√© le har√≠ais a la otra persona¬†y qu√© no, si usar√≠ais juguetes, qu√© penetraciones o relaciones est√°n permitidas o no. Haced sugerencias del tipo ‚Äúme gustar√≠a verte bes√°ndola‚ÄĚ o ‚Äú¬Ņte apetecer√≠a que ahora ella te tocara los pezones?‚ÄĚ

La aproximación al trío puede ser progresiva. Por ejemplo, la tercera persona podría encontrarse online, en la misma habitación mirando o bien ya participando. Todo esto puede hacerse en varios encuentros o en uno solo. La cuestión es encontrar el ritmo y la manera en que todos los participantes se encuentren a gusto.

Una regla fundamental que se acepta generalmente es la de que una pareja sexual más o menos estable no debe  involucrar a un amigo en un trío. Para algunas personas, sin embargo, puede llegar a ser importante que la otra persona sea conocida, y  para otras parejas será todo lo contrario. Cualquier opción es válida.

Lo más habitual es seleccionar a alguien neutral, sobre todo en parejas heterosexuales.  Debe quedar bien claro que esta experiencia no cuestiona vuestra orientación sexual ni vuestros sentimientos.

En cuanto a la sensación de seguridad, es bueno tener una palabra clave que sirva para detenerlo todo, en caso de que alguien no lo esté disfrutando o de que por el alto contenido erótico se esté rompiendo alguna de las reglas preestablecidas. Además, la prevención es básica, debiendo cambiarse de preservativo cada vez que se cambie de persona.

Cómo hacer un trío: Posiciones tríoCómo hacer un trío: Posiciones trío

A continuación citamos algunas posturas típicas de los tríos aunque, como ya hemos dicho, en muchas ocasiones determinadas acciones no están permitidas:

  • Sexo oral¬†en todas sus combinaciones.
  • Trenecito¬†o penetraci√≥n a tres sin contacto visual.
  • Doble penetraci√≥n, conocida como s√°ndwich, en el que la persona con vagina est√° en el medio y es penetrada vaginal y analmente.
  • El cuatro, en la que una persona se tumba y otra se sienta encima de su cara para recibir sexo oral, mientras la tercera persona penetra a la que est√° acostada.

Hacer un trío: Cómo hacer un trío si no tengo pareja

Si una pareja te invita a hacer un trío con ellos, es bueno ante todo hablarlo primero. El objetivo debe ser siempre disfrutar y nunca hacerlo solo para quedar bien.

Los acuerdos deben quedar bien establecidos, y  tanto el consentimiento como los límites deben ser claros. Un buen recurso es preguntar frecuentemente durante el encuentro si todo está bien, y mostrar cuidados entre todos los participantes.

Cuando eres una persona ajena que se está involucrando en una pareja, deberás cuidar bien de ti mismo/a, y siempre parar si te sientes manipulado/a o no estás a gusto.

A veces puede surgir la ocasión sin haberlo planeado. Aun así, asegura el consentimiento y la palabra de seguridad, no lleva más que unos segundos y os dejará a todos en una situación más confortable.

Hacer tríos: Cómo se hace un trío en un club swinger

Si vamos a practicar un trío en un lugar de swinger, es fundamental que el tercer participante sea del agrado de los dos miembros de la pareja y lo decidan juntos.

A veces puede darse el caso de aparecer con una persona que nuestra pareja no conoce y resultar siendo una mala idea, porque no le cae bien o no le resulta atractiva.

Consejos para hacer un trío de un hombre con dos mujeresConsejos para hacer un trío de un hombre con dos mujeres

Las parejas heterosexuales practican más tríos incluyendo a una persona con vagina que a una persona con pene. El hombre debe tener en cuenta que, a veces, para la chica la fantasía que se está cumpliendo es la de tener una relación con una mujer, más allá de que sea o no un trío.

Para el hombre, suele ser ventajoso enfocarlo desde la perspectiva de que es él quien va a complacer la fantasía de dos mujeres, en vez del enfoque habitual de que son ellas las van a cumplir la suya. Este cambio de rol o mentalidad, deja mucho más claro a las chicas que no van a ser juzgadas o cosificadas, sino que se las valora como personas con deseos sexuales adultos y maduros.

Si se presenta el caso con chicas que son conocidas, con las que el chico ha tenido relaciones por separado, y sabe que tienen la fantasía de hacer un trío, el paso siguiente es presentarlas entre sí, sabiendo que no siempre van a gustarse entre ellas. La ventaja es que el hombre ya sabe que se sienten atraídas por él.

Lo ideal es propiciar un encuentro natural, cómodo, un café, una comida. Encontrar el momento a solas para saber si se han gustado entre sí o no. A partir de ahí, si la cosa fluye, puedes besar a una con naturalidad y luego a la otra, insinuando que se podrían besar entre ellas y dejar que fluya.

Lo mejor es no personalizar demasiado, dejar claro que habr√°¬†discreci√≥n;¬†puedes decir si tienes experiencias de tr√≠o anteriores, pero no decir con qui√©n. Al hablar de amor o relaciones pasadas igualmente se evita concretar, es mejor hablar de forma l√ļdica e impersonal.

Una pregunta que suele funcionar bien es ‚Äú¬Ņsi tuvieras que hacer un tr√≠o, preferir√≠as con dos hombres o con un hombre y una mujer?‚ÄĚ.¬†De este modo no preguntas directamente si ya lo han hecho antes o si lo quieren hacer, lo que podr√≠a resultar demasiado agresivo, pero s√≠ logras tantear su disponibilidad o apertura a la experiencia, y sabes si su fantas√≠a se asemeja a la tuya.

A partir de ahí pueden surgir preguntas, como si les gustan las mujeres, o si querrían hacerlo o solo mirar. Este tipo de conversaciones van caldeando el ambiente, generando curiosidad y favoreciendo los encuentros.

Un consejo importante a tener en cuenta es el de respetar los status o roles, sobretodo si hablamos de amistades con sexo y parejas. A veces es fácil que la pareja o amiga íntima se sienta desplazada, por lo que lo ideal es dejar que entre ellas fluya y al principio tan solo observar, para intervenir luego y prestar más atención a tu pareja.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *