Kamasutra lésbico: lo más excitante

El Kamasutra conocido habitualmente nos habla de las posturas sexuales que se pueden practicar entre un hombre y una mujer. Sin embargo, tanto el placer como la erótica en el sexo entre dos personas del sexo femenino, requiere de una revisión actualizada que nos hable con claridad de la excitación y los modos de dar y recibir el disfrute sexual en las relaciones lésbicas.

Siempre que pensamos cómo será  el sexo entre dos lesbianas la idea más recurrente es pensar que practican sexo oral, conocido también como cunnilingus, o bien la postura de la tijera, que viene a ser, tal como lo es el misionero en la pareja heterosexual, una visión reduccionista y simplista del sexo lésbico y de sus relaciones íntimas: ni todas las mujeres practican estas posturas, ni estas son las únicas de su repertorio.

La variedad de posturas en los encuentros sexuales aviva la llama y evita la monotonía, reforzando la vida sexual y por tanto la salud de la mujer en general. En el caso de las parejas estables, refuerza además los vínculos de intimidad y la sensación de redescubrimiento continuo.

Sobra decir que las posturas no son lo único a explorar. ¿Cómo hacer saltar la chispa entre vosotras? Muy fácil la comunicación es, como siempre, el pilar fundamental de un disfrute sexual completo. Pregunta a tu pareja, comparte tus dudas. Buscad juntas información y mimad vuestros encuentros con preparativos previos.

Si bien es cierto que la mujer suele ser más intuitiva y creativa a la hora de practicar sexo entre nosotras, y que cualquier postura y práctica es acertada siempre que sea consensuada, nunca está de más hacer un repaso de las posturas más excitantes del Kamasutra para lesbianas.

La cucharita

Tal como suena, es la misma que utilizamos para dormir en pareja, solo que en este caso se produce una masturbación mutua, una chica accediendo desde delante y su pareja desde detrás. Esta posición gusta mucho a las parejas en momentos de placer relajado y cariñoso, o como postura previa a otras prácticas posteriores.

La mano mágica

Según el Kamasutra lésbico, es un modo perfecto para disfrutar la masturbación, con una de las chicas boca arriba con los muslos separados y la otra encima introduciendo sus dedos en la vagina o estimulando el clítoris. La mano libre puede estimular los pezones u otras zonas erógenas, que merecen también ser mimadas con la lengua.

El tren oral

¿Cómo realizar el tren oral? Con una de las chicas tumbada boca arriba, la que está encima mantendrá separadas sus extremidades inferiores alrededor de la cabeza de su amante, exponiendo su clítoris a la boca y permitiendo que le practiquen el cunnilingus.

La mariposa

En la mariposa, la mujer que recibe el placer oral está tumbada boca arriba, abriendo sus piernas, entre las que se situará su amante. Según el Kamasutra lésbico, a partir de aquí la chica de abajo puede atrapar con los muslos a la compañera o elevar su pelvis.

El 69 lésbico

Con las dos chicas en posición tumbada, la una sobre la otra, sus bocas quedarán a la altura de los genitales de la pareja, lo que facilitará la práctica de un cunnilingus mutuo que puede conducir al orgasmo simultáneo, algo que muchas parejas desean y para lo que suelen practicar, por la sensación de plenitud y conexión que provoca.

El 69 lateralEl 69 lateral

Una variación del 69 puede realizarse colocando el cuerpo acostado apoyado sobre uno de los costados, lo que para algunas resulta más cómodo y les da mayor accesibilidad para las caricias y tocamientos con las manos, incluso de la zona anal.

No olvidemos que la estimulación anal es un modo de exploración y disfrute lésbico, a pesar de que se habla poco de ello, quizás menos de lo que en realidad se practica.

Las tijeras

En el Kamasutra para lesbianas, dentro de las prácticas normalmente conocidas como «hacer la tijera», podemos diferenciar distintas posturas, que en el desarrollo del encuentro sexual se pueden suceder unas a otras. Entre ellas destacan:

Tijeras simples

Esta posición, cuyo nombre verdadero es tribadismo (nombre de origen griego y que hacía referencia a «frotar») , favorecerá el máximo contacto entre los genitales de las dos chicas, que se apoyarán sobre sus codos y sus manos.

Hacer la tijera implica el cruce de sus muslos entre ellas dos, de ahí la referencia a las hojas de las tijeras. Uno de los errores más comunes respecto a ella es pensar que se produce una frotación de una vulva contra la otra, o de ambas entre sí. En realidad, el clítoris puede  frotarse contra la cara interna del muslo de la pareja, o diversas zonas del área genital, resultando en general muy placentero y natural.

En esta posición del Kamasutra, el acceso al cuerpo de la otra mujer es muy confortable, para acariciar y besar, para mirarse, morderse y acceder a zonas muy sensitivas como senos, pezones y nalgas.

Tijeras de terciopelo

¿Cómo hacer las tijeras de terciopelo? En esta variante evolucionada de la postura de las tijeras, la chica que está debajo será la que marque el ritmo de los movimientos, al apoyar el pie y manteniendo flexionada la rodilla, por lo que puede ejercer mayor fuerza y mantener el equilibrio.

Tijeras sentadas

Con las amantes sentadas una sobre la otra, y muy abrazadas, esta posición es ideal para los besos en la boca y los encuentros más cargados de romanticismo.

Tijeras de espaldas

Posición muy interesante para momentos de alta pasión. ¿Pero cómo hacer las tijeras de espaldas? Una de las dos personas está acostada de espaldas, con la pelvis algo elevada, y su compañera está colocada encima. Las más atrevidas pueden disfrutar desde aquí de tirones de pelo o palmadas en las nalgas.

Tijeras de lado

Una de las chicas estará acostada lateralmente con las piernas bien abiertas, mientras su compañera se sienta entre sus gemelos o pantorillas.

Tijeras enredadas

En esta postura de tijeras las amantes frente a frente tienen sus piernas enredadas. Es una posición es muy recomendable para cuando se utilice un doble dildo.

El columpio

En el columpio, una postura muy apreciada por las chicas a las que les gusta la intensidad y también por las que están experimentando, una integrante de la pareja se acostará mirando hacia arriba con las rodillas flexionadas y los pies sobre la cama.

Según el Kamasutra lésbico, la otra chica va a sentarse frente a su compañera, de manera que sus piernas rodeen por fuera a la chica que está acostada. De este modo, los genitales quedan bien abiertos y expuestos uno contra otro, de modo que las dos amantes pueden acceder a senos, orejas y boca. La chica acostada puede agarrar las piernas de su pareja para ejercer más presión al aumentar el ritmo, pudiendo enderezarse un poco si le apetece.

La tijereta

La tijereta es una variante de la postura del columpio, que se realiza sentadas en un sillón. Las extremidades inferiores están entrelazadas y las caras muy cercanas. Es una postura muy sexy y más cómoda de lo que parece.

En el piso del placer

Con una de las chicas de pie apoyándose en una de sus piernas, su compañera se pondrá de rodillas y colocará la pierna de la chica que está de pie sobre su hombro, de manera que se permite un acceso amplio a toda la zona genital de modo oral y manual, pudiendo estimularse del mismo modo la zona anal.

El misionero lésbico

Es una posición que imita al misionero heterosexual —un clásico del Kamasutra— con una de las mujeres acostada bocarriba con las piernas abiertas y la otra encima, golpeteando con sus genitales. Suele utilizarse a continuación algún juguete sexual, tipo arnés o vibrador.

La lianaLa liana

Esta postura es una evolución del misionero, ya que la chica de abajo rodeará a su pareja con los muslos. Este misionero «atrapado» es ideal para el uso de juguetes sexuales de penetración, ya sea consolador o vibrador.

El 99

En el 99 del Kamasutra lésbico, las dos amantes se colocarán arrodilladas, con una de ellas de espaldas. Es una especie de cucharita de rodillas, en la que la chica de detrás tiene la voz cantante. Resulta muy divertida ya que la mujer que está delante tiene que ingeniárselas para acceder a la exploración del cuerpo de su acompañante.

La amazona

La amazona es parecida a la postura de tijeras de terciopelo, pero en este caso la chica de abajo mantiene elevada una pierna hacia arriba, de modo que su pareja sexual se sentará sobre su vagina con sus zonas genitales abiertas en contacto directo.

La jinete

Esta colocación es menos conocida y desde aquí recomendamos su práctica, ya que aumenta la sensación de diversión y libertad, y sirve de juego exploratorio.

Una de las chicas estará a cuatro patas, mientras la otra se sienta sobre ella rozando su sexo contra el coxis de su pareja, mientras le tira del pelo y la «cabalga».

Prison Break

Para las más atrevidas, una de las chicas estará boca abajo en posición de perrito con sus brazos por detrás de la espalda y las muñecas esposadas. Tendrá la cabeza sobre una almohada para mayor comodidad. A partir de aquí su pareja puede estimularla manual y oralmente, acceder a todas sus zonas erógenas e incluso utilizar juguetes.

 

En definitiva, la idea de que el sexo entre mujeres es limitado y poco innovador está cambiando progresivamente. La variedad de juguetes sexuales para mujeres y la mayor información sobre la vida sexual de las lesbianas favorece cada vez más una mayor exploración y disfrute.

Las posturas del Kamasutra lésbico se encadenan, se entremezclan y se varían según los gustos de cada pareja y el tono particular de cada encuentro íntimo. Esperamos que después de leer el artículo sepas cómo practicar buen sexo lésbico y  los viejos tópicos de imitación del sexo heterosexual vayan cayendo y las mujeres se exigen cada vez más calidad y alternativas en sus relaciones con otras personas de su mismo sexo.

5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio