Guía Kamasutra: Domina las posturas más placenteras

El Kamasutra es un texto de sabiduría erótica que propone un camino para entender los misterios de la sexualidad humana.

Mordiscos, lamidas, caricias, abrazos desesperados. Son infinitas las formas que existen para experimentar el preámbulo amoroso. Poco a poco, los niveles de excitación aumentan, el corazón se acelera. Esos instantes desembocan en un delicioso delirio. Esta es la expresión máxima del sexo sin tabués.

¿Realmente conoces las capacidades de tu cuerpo? ¿aprovechas al máximo tus habilidades para sentir orgasmos? Te invitamos a descubrir múltiples posturas y técnicas para darle rienda suelta al placer.

El libro de los placeres milenarios

El Kamasutra es mucho más que un catálogo de posiciones acrobáticas. Se trata de un antiguo libro hindú compuesto por 36 capítulos. Aborda diversos temas como la seducción, el sexo como parte fundamental de la vida, la masturbación, la selección de las parejas y mucho más.

Está escrito en sánscrito. Constituye una guía para alcanzar una mayor compenetración física y espiritual entre hombres y mujeres. Cuenta con recomendaciones para cortejar, referencias a afrodisíacos y describe las condiciones que permiten alcanzar el éxtasis. Es una herramienta para vencer la monotonía y explorar sensaciones diferentes.

El capítulo de las artes amatorias

El capítulo de las artes amatorias es el más conocido. Aunque sus imágenes exóticas y llamativas han recorrido el planeta, muy pocos conocen su significado profundo. Aquí se describe el acto de hacer el amor, como la habilidad de saber jugar libremente y atreverse a descubrir los puntos más sensibles.

El objetivo es entender las diferencias físicas y emocionales de la pareja, aplicando estrategias para romper las rutinas, desbloquear los miedos y convertir cada encuentro sexual en un evento único.

En esta sección, el autor señala la existencia de 8 posturas principales y 12 formas básicas para tener sexo. Después, describe 64 combinaciones diferentes que se derivan de ellas. Cada postura tiene un nombre y viene acompañada de una descriptiva ilustración.

Cuando empiezas a revisar las imágenes del Kamasutra, te vas encontrando con posiciones que parecen imposibles. Algunas exigen el entrenamiento de un contorsionista. Sin embargo, hay opciones que puedes probar. No necesitas ser un experto o un acróbata ni tampoco corres el riesgo de romperte la cadera.

Kamasutra posturas sencillas.

El secreto para tener una relación sexual plena es olvidarse de los problemas y vivir el presente. Es imprescindible que construyas un vínculo profundo con tus sentidos.

Si quieres empezar a diversificar tus sesiones íntimas, el Kamasutra te ofrece varias posturas sencillas. No debes preocuparte por no tener elasticidad o equilibrio. Son excitantes, intensas y divertidas.

La Flor de Loto

«La Flor del Loto» también conocida como “Unión de la diosa”, es un abrazo erórico. Una oportunidad para saborear el placer lentamente.

El hombre debe sentarse en una superficie plana y firme, en la que pueda estar cómodo. Puede ser una alfombra o un colchón, también puede recostarse a una pared. Después, dobla sus piernas, permitiendo que sus talones se acerquen. Esta posición es muy común en los ejercicios de meditación. La mujer se sienta encima de él, rodeando su cintura con las piernas.

Los amantes quedan cara a cara, pueden abrazarse, acariciarse, mirarse a los ojos, besarse y hablar en susurros. Es una posición que ayuda a canalizar la energía sexual. Crea una conexión íntima en la pareja, por eso está considerada como una de las posiciones más románticas.

La mujer controla los movimientos con su pelvis. Puede subir, bajar, ir hacia atrás, hacia adelante y hacer otras formas con sus caderas. La penetración es profunda, el roce de los cuerpos va intensificando la conexión. El secreto de «La flor del loto» es el ritmo. No se trata de ir deprisa. Se trata de disfrutar cada segundo, como se disfruta de un chocolate que se deshace en la boca.

Ventajas

  • Ayuda a controlar la eyaculación precoz.

El hombre puede frenar los movimientos, tomando a su pareja por la cintura. Las pausas acompañadas de caricias o besos, ayudan a recobrar el equilibrio. De esta forma, puedes seguir haciendo el amor durante más tiempo.

  • Permite una libre exploración de los cuerpos.

Las manos están libres. Cada uno tiene la oportunidad de recorrer las zonas erógenas de su compañero.

  • Es ideal para alimentar fantasías como el intercambio de roles o la utilización de disfraces.
  • Se puede realizar en múltiples lugares.

En el sofá de la sala, en la cama o en el coche.

La montaña mágica

La montaña mágica lleva tus orgasmos a otro nivel. Sólo tienes que reunir un grupo de cojines, los más cómodos y suaves que encuentres. Colócalos en el suelo y simula una montaña, esta es tu plataforma para elevar las emociones hasta la cima del cielo.

El amante que desea ser penetrado, sólo debe tumbarse boca a abajo sobre la colina de cojines. Es muy importante que abra sus piernas ligeramente y levante un poco sus nalgas, dejando sus orificios expuestos. Su compañero se sitúa detrás, posando su pecho sobre la espalda y desde allí, puede acariciarle y penetrarle poco a poco.

Si el receptor es mujer, puede acariciar su clítoris durante el coito. Un delicioso complemento para elevar la temperatura. Esta es una posición para dejarse llevar, la persona que está detrás tiene el control. Los cojines funcionan como un soporte, que genera el ángulo perfecto para estimular el punto G en el caso de las mujeres o el punto P en los hombres.

Ventajas

  • Ideal para parejas heterosexuales, homosexuales o no binarias.
  • Es una posición en la que se pueden disfrutar de múltiples estímulos antes de la penetración: sexo oral, juguetes sexuales y mucho más.
  • Es muy cómoda y puedes aplicarla en cualquier lugar.

Si te gusta la adrenalina, puedes practicar tu montaña mágica al aire libre.

El caracol

Los caracoles no son animales sensuales. Sin embargo, esta postura se inspira en sus formas para aprovechar las zonas erógenas de tu cuerpo. Está considerada como una de las artes más placenteras y sencillas del Kamasutra.

El receptor (hombre o mujer) se acuesta sobre el suelo boca arriba. Después, pliega las rodillas sobre su pecho. La pareja se arrodilla de frente y se inclina ligeramente sobre su cuerpo, apoyando sus manos sobre el suelo. El receptor coloca sus pies sobre los hombros, también funciona si los usa para rodear el torso o la cintura de su compañero.

El caracol convoca un encuentro pleno e intenso. Es una invitación para comunicarse con la piel. Los amantes deben estar muy relajados. El trabajo erótico es la clave para alcanzar un nivel de excitación ideal. Los genitales dilatados, hinchados e hidratados por deliciosos fluidos, se encuentran preparados para acoplarse en una penetración profunda.

Ventajas

  • Potencia la conexión íntima en la pareja.
  • No requiere de mucho esfuerzo y puede ser disfrutada por personas de todas las edades.

Las mejores posturas del Kamasutra

En las 64 combinaciones que propone el Kamasutra, encontramos alternativas innovadoras, pícaras y desafiantes. Si quieres poner a prueba tu flexibilidad y deseas añadirle una buena dosis de adrenalina a tus encuentros sexuales, selecciona una de las posturas que describimos a continuación.

  • La carretilla: Mientras el receptor está tumbado boca abajo, su amante se coloca entre sus piernas y eleva las caderas para penetrarlo. La fuerza física es el detonante de las fantasías más calientes.
  • Ascensión a la lujuria: El hombre se posiciona de pie. La mujer está de frente y él la levanta, mientras ella se apoya con las puntas de los pies en una mesa, un sofá o la cama. Es una postura muy atrevida que permite movimientos rápidos y placenteros.
  • El pino: La mujer apoya sus manos en el suelo, con los brazos extendidos. El hombre está parado y levanta su pelvis, ella se sostiene deslizando las piernas por debajo de sus brazos. Sólo se puede mantener durante unos pocos minutos. Sin embargo, garantiza un clímax inolvidable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *