Siempre está la eterna conversación de las diferencias entre el orgasmo en el  hombre y en la  mujer, sobre quien lo tiene más intenso, cuales son de mayor duración o quien lo alcanza más fácilmente. Pero cuando nos ponemos a analizar su mecanismo y en que consiste entonces nos damos cuentas de hay más semejanzas que diferencias entre el sexo masculino y el femenino.

Básicamente el orgasmo en los dos sexos, consiste en una descarga repentina de la tensión muscular acumulada durante el coito, sexo oral, masturbación o estimulación con juguete e incluso una pequeña proporción de la población con estimulación en pezones u otras zonas erógenas. Es la tercera fase del ciclo sexual (excitación, meseta, orgasmo y resolución) en ella se producen unas contracciones musculares rítmicas en la región pélvica que conllevan un gran placer. De esta forma la naturaleza se encarga de premiarnos por esta conducta, asegurándose que la repetiremos para así perpetuar la especie humana.

El funcionamiento del orgasmo tanto en el sexo masculino como en el sexo femenino es el mismo, el momento del climax está controlado por el sistema nervioso involuntario o autónomo. Por ello este momento está asociado con otras respuestas involuntarias que también están generadas por este sistema nervioso, como espasmos musculares en diferentes zonas del cuerpo humano, vocalizaciones. Además nos acompañará una agradable sensación de euforia como resultado de las sustancias químicas producidas en nuestro cerebro.

 

El orgasmo en el hombre

El orgasmo en el hombre

El orgasmo del hombre se suele alcanzar mediante la estimulación de pene, con penetración anal, oral o vaginal o con masturbadores pensados para el hombre como vaginas, anos o bocas de silicona. En la mayoría de las veces este orgasmo va acompañado de eyaculación.

Podríamos distinguir dos fases, la primera cuando se contraen los órganos y musculatura pélvica se contraen y el hombre puede sentir que el orgasmo es inminente y el segundo cuando quedan dos o tres segundos y ya no hay forma de evitar la eyaculación.

Después vendría el periodo refractario, por el cual el hombre a diferencia de la mujer tendrá un tiempo mínimo antes de poder volver a tener una erección y por tanto el siguiente orgasmo. Esto es debido a la prolactina, que es antagonista de la dopamina, la cual es la responsable de la excitación sexual.

 

El orgasmo en las mujeres

El orgasmo en la mujer

El orgasmo en la mujer,  en la mayoría de los casos ya que hablamos de un  70-80% se necesita una estimulación clitoriana directa, por fricción, manual o oral. Y es que la estructura y anatomía del clítoris es el homologo del pene, por ello tendrá un papel protagonista para llegar el orgasmo. Alcánzalo una y otra vez durante la masturbación, por estimulación con tu vibrador o masajeador favorito y en tus relaciones sexuales.

Con la diferencia de que en la mujer no existirá el periodo de refracción, por ello la mujer generalmente será multiorgásmica, pudiendo tener en cada relación sexual varios momentos de clímax.