Masturbación femenina: Lo que debes conocer

La masturbación en el sexo femenino es una actividad placentera y muy saludable a todos los niveles. En mujeres de distintas edades y momentos vitales tiene diversos efectos sumamente beneficiosos más allá del puro disfrute sexual para el cuerpo de la mujer.

La masturbación en general, tanto masculina como femenina, incluye cualquier forma de procurarse placer sexual a uno mismo sin involucrar a otra persona y mediante una estimulación física.

Se calcula que un 65 % de la población de mujeres se proporciona autoplacer, aunque es difícil establecer un porcentaje real.

La masturbaci√≥n en la mujer suele comenzar en la¬†adolescencia, entre los 14 y los 16 a√Īos. Aun as√≠, no es extra√Īo ver a ni√Īas peque√Īas masturb√°ndose para liberar tensiones. En estos casos nunca se debe reprimir este impulso. Si son algo mayorcitas se les puede indicar que es una actividad que se hace en privado, tal como las que hacemos en el ba√Īo o cuando nos cambiamos de ropa.

Hay algunos estudios muestran que las mujeres de edades comprendidas entre los 46 y los 55 a√Īos son las que m√°s se masturban, y casi la mitad de ellas lo hacen a diario.

Una característica particular en la mujer es que la conducta masturbatoria parece aumentar cuando se encuentra en una relación, a pesar de que pudiera pensarse lo contrario.

La masturbación mujer: beneficios

La masturbación femenina tiene consecuencias positivas tanto en el plano físico como psicológico.

Dentro del plano psicol√≥gico, debemos partir del hecho de que¬†la b√ļsqueda de obtenci√≥n de placer¬†es uno de los objetivos naturales del organismo humano, por tanto desearlo y actuar para conseguirlo es un s√≠ntoma de salud mental. Naturalmente, la b√ļsqueda de placer sexual se incluye en este objetivo, siendo la masturbaci√≥n el modo m√°s sencillo de conseguirlo.

De hecho, la masturbación femenina se incluye dentro de muchas terapias de pareja y terapias sexuales, debido a sus enormes beneficios.

 Beneficios físicos de la masturbación femeninaBeneficios físicos de la masturbación femenina

  • Mejora la musculatura p√©lvica,¬†previniendo la incontinencia urinaria y mejorando la calidad de las relaciones sexuales.
  • Alivia las molestias menstruales,¬†provocando desinflamaci√≥n de la zona genital.
  • Ayuda en el mantenimiento de la¬†salud genital,¬†aumentando la lubricaci√≥n natural.
  • Ayuda a mantener fuerte el¬†sistema inmunol√≥gico,¬†evitando infecciones por aumento de los niveles de inmunoglobulina A.
  • Evita¬†la anorgasmia¬†y el¬†vaginismo, ya que mujeres que no logran orgasmos durante las relaciones s√≠ lo van a lograr con la masturbaci√≥n. El aumento de excitaci√≥n ayuda a descontracturar los m√ļsculos vaginales.
  • Tambi√©n hay otros beneficios como que ayuda a quemar calor√≠as y mantenerte en forma.

Beneficios psicológicos de la masturbación en la mujer

  • Provoca una gran liberaci√≥n de endorfinas, relacionadas con la sensaci√≥n de¬†felicidad
  • Mejora la capacidad para conciliar el sue√Īo y el mantenimiento del mismo. Si te masturbas antes de dormir tu¬†higiene del sue√Īo¬†se regular√° con m√°s facilidad.
  • Disminuye el¬†estr√©s, mejora la relajaci√≥n y previene los trastornos del estado de √°nimo, como la depresi√≥n y la ansiedad, generando sensaci√≥n de bienestar.
  • Mejora la¬†autoexploraci√≥n y el aprendizaje sobre el propio cuerpo y la propia sexualidad, mantiene una actitud y predisposici√≥n positivas hacia el sexo en general y esto redunda en el funcionamiento sexual en la pareja. En otras palabras se sabe m√°s y mejor sobre su propio cuerpo y sobre su propio sexo con todos los beneficios que esto aporta.
  • Ayuda a alcanzar el¬†orgasmo¬†con mayor facilidad, ya que hay un mayor conocimiento del cuerpo y una mayor predisposici√≥n psicol√≥gica para llegar a √©l.

Cómo masturbarse mujer

Las técnicas de masturbación para la mujer incluyen distintos modos de autoestimularse físicamente para obtener más y más placer hasta llegar al orgasmo.

En este sentido es importante se√Īalar que el orgasmo es el cl√≠max de la masturbaci√≥n, pero no la masturbaci√≥n en s√≠ misma. No debemos obsesionarnos con llegar a √©l, pues a veces se puede obtener placer sin necesidad de llegar al final.

Dentro de la masturbación  se engloban técnicas que estimulan el clítoris y otras zonas erógenas.

Tradicionalmente se ha vinculado el placer femenino a la estimulación fálica, es decir, se consideraba que la mujer obtenía más placer por medio de la penetración, por lo que muchos hombres desconocían incluso la existencia del clítoris.

A continuación vamos a ofrecerte una guía por pasos para la masturbación, para ello lo mejor es ir describiendo cómo realizar una estimulación progresiva en todo su sexo.

Guía por pasos: Masturbación femenina técnicas

  1. Desliza tu dedo por el clítoris de arriba hacia abajo, de forma suave y lenta, Puedes utilizar lubricante para que los movimientos sean más fluidos. Si esta estimulación te resulta demasiado brusca, comienza acariciando tus labios mayores y menores, para pasar a las zonas que rodean al clítoris.
  2. Acaricia suavemente el centro de tu vagina con uno o dos dedos, en un recorrido más largo que el anterior y que también incluya al clítoris. Ve variando la velocidad y presión, y descubre qué te hace sentir mejor o si hay algo que te desagrada.
  3. Incluye¬†movimientos laterales¬†en tu cl√≠toris y a lo largo de todas las zonas adyacentes. D√©jate guiar por tu intuici√≥n y tus propias reacciones corporales, ya que cada mujer es un mundo y solo t√ļ sabr√°s que es lo que te gusta cuando te tocas.
  4. Cuando el nivel de excitación ha aumentado, es posible que te apetezca continuar con movimientos circulares o golpecitos, aumentando intensidad gradualmente. También puedes frotar circularmente toda la zona de su sexo con cuatro dedos, no solo el clítoris.
  5. Justo encima de la uretra, por debajo del clítoris y antes de llegar al orificio vaginal, se encuentra el conocido como punto U, cuya estimulación para muchas mujeres es muy placentera.
  6. Estimula tu¬†punto G,¬†introduciendo en tu vagina los dedos coraz√≥n y anular, y dejando reposar en la vulva el √≠ndice y el me√Īique. Flexiona tus dedos para presionar la cara anterior de la vagina, es decir, hacia el lado del ombligo, haciendo un gesto como diciendo ‚Äúven aqu√≠‚ÄĚ.

Otras técnicas masturbación femenina

También existen algunas técnicas que muchas mujeres utilizan para masturbarse, y debes explorar para ver si se adaptan a ti:

  • Estimulaci√≥n directa con el¬†chorro de la ducha, sin utilizar tus dedos, o bien estimular el cl√≠toris con el chorro mientras realizas penetraci√≥n con tus dedos.
  • Juguetes sexuales: hay una gran cantidad de juguetes sexuales, como vibradores y dildos, algunos con una extensi√≥n para estimular el cl√≠toris mientras te penetras. Actualmente son muy demandados los succionadores de cl√≠toris, que resultan muy respetuosos con la piel porque no mantienen un contacto directo, realizando la estimulaci√≥n a trav√©s de la generaci√≥n de ondas.
  • Estimulaci√≥n sobre la¬†almohada, simulando que tienes relaciones con ella, o con una toalla enrollada. Tambi√©n puedes montarlas sobre una silla y cabalgarlas.
  • Una t√©cnica de estimulaci√≥n del cl√≠toris de la que se habla poco, es la de tratarlo con movimientos verticales arriba y abajo,¬†como si fuese un pene.
  • Prueba a¬†cruzar las piernas¬†estando acostada, manteni√©ndolas relajadas. Aprieta tus muslos poniendo los pies en punta para acercar m√°s tus labios. Aprieta la vagina mientras usas tus rodillas para flexionarte un poco. No olvides acariciar con tus manos tu cuerpo
  • Desarrolla tus¬†fantas√≠as er√≥ticas y dales alas. Cada mujer tiene las suyas y todas son igualmente v√°lidas. Al fin y al cabo se trata de eso, una fantas√≠a que nos ayudar√° a conseguir placer. Dentro de las m√°s comunes pueden incluirse hacer un tr√≠o, intercambio de pareja o sexo en un lugar p√ļblico. Para muchas mujeres la fantas√≠a puede ser tener relaciones con alg√ļn conocido o estar vinculada a una situaci√≥n irrealizable o m√°gica. No olvides acariciar tu cuerpo con la mano que tengas libres para que la masturbaci√≥n sea todav√≠a m√°s placentera.

Mitos en torno a la masturbación en la mujerMitos en torno a la masturbación en la mujer

Condenada y reprimida a lo largo de la historia, la masturbación femenina ha recibido un matiz negativo durante la mayor parte de nuestra historia.

Dentro de los tab√ļes y las valoraciones religiosas, se le han atribuido propiedades perjudiciales para la salud, tales como que pudiera generar¬†da√Īos f√≠sicos y mentales.

Son típicas las alusiones a quedarse ciega o estéril, o a volverse loca, que han mantenido reprimidas a las mujeres durante tanto tiempo. El mismo Freud consideraba que la masturbación en la edad adulta era síntoma de inmadurez.

Aunque ahora pueda parecernos extra√Īo, hasta hace muy poco tiempo apenas se hablaba de la masturbaci√≥n femenina, e incluso muchos hombres se hubiesen sentido ofendidos al saber que su pareja se masturbaba, algo as√≠ como si fuera una forma de hacerles ver que no lo estaban haciendo bien.

Ha costado a√Īos, siglos m√°s bien, que la sociedad acepte y valore la masturbaci√≥n de las personas con vagina, como algo alejado de tab√ļes y¬†sentimientos de culpa.

Aun así, la masturbación se ha seguido vinculando principalmente al hombre, relegando el papel de la mujer al de receptora de placer y no tanto al de procuradora para sí misma.

Sin embargo, el peso de la historia est√° ah√≠ y a√ļn quedan muchas mujeres que no se masturban o ni siquiera saben c√≥mo hacerlo. Esto puede ser debido¬†a creencias religiosas, lo cual es muy respetable. En otros casos, sin embargo, el silencio y la falta de informaci√≥n las han llevado ah√≠ y ahora no saben c√≥mo afrontarlo.

 

En resumen, podemos decir que la masturbaci√≥n en el sexo femenino ha sido la gran olvidada en la historia de la sexualidad, y que por fin, en los √ļltimos a√Īos, ha ido adquiriendo la categor√≠a que le corresponde dentro de las pr√°cticas de salud b√°sica para el cuerpo de las mujeres. Hay gran n√ļmero de beneficios f√≠sicos y psicol√≥gicos y las t√©cnicas para masturbarse pasan por la autoexploraci√≥n y la creatividad, pudiendo variar el modo de masturbarse preferido para una mujer a lo largo de su vida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *