El beso oscuro o anilingus, es el masaje y caricias que podemos recibir y realizar a nuestra pareja o amante independientemente de  su sexo ya que es una área especialmente sensible, de nuestro cuerpo. Seguro que alguna vez has tenido curiosidad sobre como realizarlo o incluso morbo pensado que alguien te lo hace a ti. Por eso hoy en nuestro blog queremos comentaros una pasos sencillos para convertir esas caricias en un momento sublime.

Lo primero es que te liberes de prejuicios y tabúes sobre esta área, con una correcta higiene y depilación, será una área tan adecuada para acariciar o lamer como los genitales o perineo.  Así que aprovecharos de que es una zona erógena por lo que  conseguiremos un alto grado de excitación, ideal para después tener una penetración anal o vaginal mucho más placentera.

Comienza por las nalgas

 

Comienza por las nalgas

Comienza por las nalgas, acarícialas, rózalas con diferentes partes de tu cuerpo, seguro que tu pareja lo encuentra realmente excitante. Sigue en dirección a su pene o clítoris pasando por su perineo. Labios, lengua, yemas de los dedos…dedícales un sensual y tierno masaje como él o ella se merece.
La postura más cómoda para dar el beso negro es, con la persona estirada sobre su espalda y las piernas levantadas y el que vaya a practicar el anilingus, tumbado sobre su pecho jugando con el cuerpo del otro.

Estimulación del ano

Estimulación del ano

Ya puedes pasar a la estimulación del ano acariciando suavemente con tu dedo en movimientos circulares. Combina tu lengua, con tus labios y con la estimulación de sus genitales. Succiona su pene o clítoris y altérnalo con su zona anal, será algo muy excitante para los dos miembros de la pareja.
Recuerda que en caso del hombre este masaje estará muy próximo de su punto P (punto G masculino) ya que a la próstata se accede desde el ano, aproximadamente a 7 centímetros de dicho esfínter. Para una completa estimulación de la zona anal, os recomendamos el uso de un plug con o sin vibraciones según vuestros gustos, no olvidéis introducirlo con lubricante para hacer más agradable y sencilla su introducción.

En el beso negro como cualquier otra práctica de sexo oral, es imprescindible el uso de una protección contra enfermedades sexuales. En esta caso será necesario una barrera bucal que podemos fabricar nosotros mismos cortando un preservativo en forma de cuadrado.