Cómo se transmiten las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS), también conocidas como enfermedades venéreas, son enfermedades infecciosas que se transmiten durante las actividades sexuales de persona a persona, ya sea por vía oral, anal o vaginal, o simple contacto dérmico directo con los genitales.

Casi todas las infecciones venéreas son causadas por gérmenes, ya sean estos virus o bacterias, aunque algunas también pueden causarse por hongos o protozoos.

Al hablar de cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual, utilizamos un término generalizado como es el de sexo seguro, refiriéndonos a todos los métodos y prácticas que nos permiten acercarnos a las relaciones sexuales minimizando el riesgo de contraer ETS.

Cómo se transmiten las ETS

Las vías principales de transmisión de una enfermedad venérea son la piel, la boca, la vagina y el ano.

Es importante tener esto en cuenta, ya que a veces se tiende a pensar que las infecciones sexuales se transmiten tan solo cuando existe penetración, ya sea esta vaginal o anal. Esta idea no es correcta, siendo la vía de transmisión de algunas de estas enfermedades distinta a la penetración, o bien más amplia.

Cómo se contagian las ETS

La respuesta al cómo se transmiten las ETS dependerá del tipo de enfermedad. Existen muchas enfermedades venéreas muy distintas entre sí, no solo en cuanto a su clínica, sino en cuanto a su infectocontagiosidad.

Algunas infecciones sexuales se transmiten a través de los fluidos corporales, como son el semen, las secreciones vaginales y la sangre.

El contacto directo de forma dérmica, es decir, piel con piel, puede dar lugar a la aparición de ETS localizadas en esa área específica del cuerpo.

Las ETS del pene incluyen lesiones visibles o sensibilidad en este órgano, como pueden ser verrugas, ampollas, eritemas, sensación dolorosa, inflamación, presencia de secreciones uretrales o dolor al orinar.

¬ŅQui√©nes est√°n en riesgo de contraer una enfermedad de transmisi√≥n sexual?¬ŅQui√©nes est√°n en riesgo de contraer una enfermedad de transmisi√≥n sexual?

Todas las personas que practiquen sexo¬†est√°n en riesgo de padecer una enfermedad de transmisi√≥n sexual. Esta afirmaci√≥n, que podr√≠a parecer obvia, necesitar√≠a ser grabada en piedra en la mente colectiva, ya que muchas personas, de forma enga√Īosa, creen no estar en riesgo, exponi√©ndose innecesariamente y poniendo en riesgo a sus parejas.

Es cierto que las personas que practican actividades sexuales con más de una pareja sexual, o que practican sexo en grupo, pueden estar más expuestas o tener un mayor riesgo de contagiar y ser contagiados, pero las enfermedades venéreas no se limitan a ellos.

Hay que insistir en esta idea: que ciertas prácticas sexuales impliquen un mayor riesgo de transmisión de ETS no quiere decir que una persona con pareja estable no esté expuesta a los riesgos de las infecciones venéreas y sus consecuencias.

¬ŅC√≥mo puedo evitar las ETS?

La práctica de sexo seguro como concepto general es el mejor modo de prevenir la aparición de una enfermedad de transmisión sexual.

La práctica de sexo sin condón es la actividad sexual de mayor riesgo en la transmisión de ETS, dentro de las cuales no debe obviarse la transmisión oral.

Los métodos de barrera en las ETS

Uno de los mecanismos más seguros, por tanto, es utilizar un método de barrera, como el condón o el preservativo femenino. Estas barreras van a cubrir los genitales de modo que son una protección de doble dirección, es decir, tanto para ti como para tu pareja.

Al usar un método de barrera, los fluidos corporales no entran en contacto directo, limitándose también en gran medida el contacto piel con piel.

Respecto al sexo oral, las barreras bucales de látex han demostrado ser el método más efectivo, evitando el contacto de piel y secreciones durante el encuentro.

Hacer pruebas de ETS o test médicos frecuentemente

La realización periódica de pruebas de ETS constituye una parte fundamental de la prevención o sexo seguro, que, sin embargo, con frecuencia suele obviarse.

Muchas personas piensan que con el uso del preservativo u otro método de barrera es suficiente, y que no necesitan hacerse pruebas si se sienten bien. En realidad esto es un error, ya que existe una mayoría de enfermedades de transmisión sexual que no manifiestan síntomas clínicos.

Una persona que no muestra s√≠ntomas, ya sea nunca a lo largo de su vida o durante alg√ļn tiempo, pero que s√≠ est√° infectada, no sabr√° que est√° transmitiendo la infecci√≥n a sus parejas sexuales.

El √ļnico modo de conocer si se padece o se es portador de una enfermedad ven√©rea es la realizaci√≥n de pruebas m√©dicas de diagn√≥stico.

Sexo sin penetración para prevenir ETS

Algunas personas que se encuentran en situaciones como estar a la espera de resultados médicos, tener sospechas de padecer una ETS o querer prevenir una enfermedad venérea ante el desconocimiento sobre la salud sexual de su pareja, utilizan como forma de evitación de enfermedades la abstinencia sexual.

En estos casos, una limitación de sus actividades sexuales a juegos sin penetración, como la masturbación mutua o el petting, puede ser una excelente opción.

La masturbaci√≥n mutua es una pr√°ctica que debe ser tomada con cuidado, ya que el propio contacto piel con piel supone un riesgo en seg√ļn qu√© enfermedades.

Relación entre ETS, alcohol y drogasRelación entre ETS, alcohol y drogas

El consumo de alcohol y drogas no es de por sí un condicionante directo que afecte en el contagio de ETS.

Sin embargo, en la práctica resulta un condicionante de forma indirecta, ya que propicia el olvido del uso de métodos de barrera y aumenta la euforia, de modo que la persona tiende a saltarse las normas de protección al disminuir la percepción de vulnerabilidad.

La toma de decisiones puede verse condicionada por el uso de sustancias tóxicas, de forma que al estar borracho o drogado se tomen decisiones distintas a las que se tomarían sin estar bajo la influencia de estas.

Además, en esos casos a veces la colocación del condón puede no ser la correcta, por lo que suele salirse o romperse con más facilidad.

La higiene en la prevención de enfermedades venéreas

El cuidado de la higiene diaria corporal y, en particular, de la zona genitourinaria, evita la presencia de microorganismos que puedan colonizar.

Además, esa higiene y cuidado permiten una autoexploración que nos hará ser conscientes de si aparecen cambios en el aspecto externo de los genitales (verrugas, irritaciones), variaciones en el flujo vaginal u olores distintos a los habituales.

La importancia del condón o preservativo

Aunque la √ļnica forma verdaderamente segura de saber que no contagiar√°s una ETS es la abstenci√≥n sexual total, lo cierto es que esta medida no es realista, y tal vez ni siquiera recomendable, ya que¬†el sexo forma parte importante del estado de salud general¬†del individuo.

Está médicamente demostrado que una vida sexual satisfactoria, ya sea en pareja o a través de la masturbación, mejora el estado de salud psicológico y físico, aumentando la capacidad cardíaca, evitando la depresión y la favoreciendo la respuesta inmune, entre otros muchos beneficios.

La mayor√≠a de las personas mantienen alg√ļn nivel de contacto sexual con otras, por lo que la medida de prevenci√≥n m√°s pr√°ctica y segura es la utilizaci√≥n de m√©todos de barrera, y de forma muy generalizada el uso del¬†preservativo o cond√≥n.

Está estadísticamente comprobado que las probabilidades de contraer una infección venérea son significativamente mayores en las personas que practican sexo sin condón.

Preguntas frecuentes sobre las enfermedades de transmisión sexual

¬ŅCu√°les son las principales ETS?

Entre las ETS m√°s comunes se encuentran:

  • Herpes
  • Verrugas genitales asociadas o no a
  • Infecci√≥n por virus de papiloma humano VPH
  • Pediculosis genital
  • Tricomoniasis
  • Sarna
  • Hepatitis B
  • VIH
  • S√≠filis
  • Gonorrea
  • Clamidiasis

¬ŅSe puede contagiar enfermedades de transmisi√≥n sexual usando preservativo?

El preservativo es un método de barrera que protege de la transmisión de las enfermedades durante la penetración. Su efectividad dependerá de que esté correctamente colocado, y de que se coloque en el momento adecuado.

Muchas personas tienden a colocarse el condón justo antes de la penetración, ya sea esta vaginal, anal u oral, de modo que antes de ese momento han estado expuestos a las ETS a través de los fluidos vaginales o el líquido preseminal, así como del contacto de la piel.

El preservativo, naturalmente, no protege en prácticas que no incluyan la penetración con el pene o un juguete sexual, aunque, sin embargo, hemos de insistir en que es el método más eficaz de prevención.

¬ŅSe puede contraer una enfermedad ven√©rea sin tener relaciones sexuales?

La respuesta a esta pregunta depende de lo que cada uno interprete por relación sexual. En cualquier caso, es posible contraer ETS a través de los besos y el contacto íntimo de los genitales sin ropa, aunque este sea superficial.

Este tipo de relaciones son consideradas de menor riesgo, aunque no están exentas de él, e incluyen los besos, las caricias genitales e incluso la masturbación mutua, así como el uso de juguetes sexuales en pareja y el petting o frotamiento con la ropa puesta.

En cuanto al sexo oral, es menos riesgoso que la penetración, pero también implica riesgos de transmisión de enfermedades venéreas.

¬ŅCu√°les son las pr√°cticas sexuales de mayor riesgo de contagio de ETS?

La práctica de sexo con penetración vaginal o anal es la forma de contacto sexual que implica mayor riesgo de contraer una ETS, y es el modo en que se contagia mayor variedad de las mismas.

En el caso del sexo anal, particularmente, el uso de lubricante se hace imprescindible, junto al preservativo, para minimizar los riesgos.

Estas son algunas de las consecuencias de las ETSEstas son algunas de las consecuencias de las ETS

Una vez que una persona ha contraído una enfermedad venérea y lo descubre, bien porque la sintomatología le ha llevado a consulta, o bien en un análisis rutinario, lo principal será ponerse bajo tratamiento médico.

El¬†pron√≥stico¬†de una ETS es muy distinto seg√ļn la enfermedad de la que estemos hablando, aunque es siempre mejor cuanto antes se realice el diagn√≥stico.

La detección precoz es, por tanto, muy importante en el desarrollo y tratamiento de una enfermedad venérea, por lo que debe acudirse al médico cuanto antes.

Algunas ETS tienen un tratamiento relativamente sencillo y se curan con medicamentos bien conocidos. En estos casos, una vez finalizado el tratamiento y el seguimiento médico, ya no serás transmisor de esa enfermedad, por lo que no contagiarás a tu pareja.

En otros casos, las enfermedades de transmisión sexual no pueden curarse, y la intervención a nivel médico y medicamentoso se limita a tratar los síntomas para que la persona se vea afectada lo mínimo posible en su vida diaria.

Si te preguntas qué consecuencias puede tener el contagio de una ETS, aquí te explicamos algunas:

ETS curables

Cuando se padece una ETS curable, como es el caso de la sífilis, la gonorrea o la clamidia, la consecuencia inmediata es que se deben tomar los medicamentos bajo prescripción médica, y nunca dejar de tomarlos mientras el médico lo indique aunque los síntomas hayan desaparecido.

La desaparición de síntomas no implica que la infección haya remitido. En estos casos, es importante que la pareja o parejas sexuales tomen también tratamiento, por lo que debe informárseles a la mayor brevedad posible.

Durante el proceso de tratamiento, y hasta que no se obtenga permiso médico, no deben mantenerse relaciones sexuales, ni siquiera con la pareja que esté también en tratamiento.

ETS no curables

La consecuencia fundamental de las ETS que no se curan, más allá de la patología que nos pueda desencadenar, es que la persona infectada podrá contagiar a cualquier pareja sexual que tenga a lo largo del resto de su vida.

En estos casos, el sexo seguro se convierte en una responsabilidad personal que deberá tenerse muy presente siempre, para evitar la transmisión a las personas con las que se practique sexo.

Ante infecciones sexuales distintas, los mecanismos para proteger a la pareja sexual también serán diferentes. En algunas de ellas, como es el caso del VIH y el herpes, los doctores podrán indicarte qué medicamentos tomar para disminuir la probabilidad de transmisión en los encuentros sexuales.

En el caso del VIH, el uso del condón u otro método de barrera estará en principio indicado de por vida en cualquier tipo de contacto sexual, ya sea oral, anal o vaginal.

Informar a tus potenciales parejas de que padeces una enfermedad venérea o eres portador es médicamente recomendable, ya que de este modo podréis extremar las medidas para la práctica del sexo seguro.

En este sentido, existen numerosas asociaciones y recursos sanitarios y psicológicos que te pueden ayudar a enfocar este tipo de conversaciones, así como respecto a la forma de organizar un plan de prevención en salud sexual, sin tener que renunciar a tus prácticas sexuales.

Usa condón y protégete de las ETSUsa condón y protégete de las ETSUsa condón y protégete de las ETS

El uso de preservativo es con diferencia la medida preventiva más exitosa en cuanto a ETS se refiere.

Más allá de la prevención de embarazos, el uso correcto de preservativos, siguiendo adecuadamente las instrucciones y utilizándolos con regularidad en todos los encuentros sexuales, es la mejor garantía de prevención y la forma más socialmente aceptada de practicar sexo seguro.

Uso eficaz del condón

Lo más importante, y el factor en el que más solemos fallar en el uso del preservativo, es mantenerlo puesto durante todo el encuentro sexual.

Es una vez desenrollado correctamente, sobre el pene o el juguete sexual, cuando deben comenzar los contactos genitales piel con piel, nunca antes.

El condón se desenrolla sobre el pene erecto, no flácido, pero antes de que toque las zonas oral, anal o genital. De esto modo se evita el contacto con el líquido preseminal, minimizando los riesgos.

Pellizcar la punta del condón antes de ponerlo permite que quede espacio para que se deposite el semen tras la eyaculación, evitando que se deslice o se salga.

También es importante retirar el condón de forma adecuada, cuando ya se esté lejos de la zona sexual de la pareja.

¬ŅEl uso de cond√≥n puede perjudicarme?

Un uso adecuado y habitual del preservativo de látex reduce entre un 80% y un 90% los riesgos de contraer VIH, lo cual nos puede dar cierta medida de su efectividad en la prevención de otras ETS.

Las¬†personas al√©rgicas o sensibles al l√°tex¬†deben utilizar m√©todos de barrera que no est√©n fabricados con este componente, pero, salvo esta excepci√≥n, el uso del cond√≥n no provoca ning√ļn efecto secundario negativo, ni para quien penetra ni para quien es penetrado.

Salvo casos excepcionales o recomendación médica, debe evitarse el uso de preservativos con benzocaína. Esto no debe preocuparnos en exceso ya que los preservativos con benzocaína vienen correctamente etiquetados y las casa comerciales advierten de la presencia de este componente en sus envases.

Para algunas personas resulta preocupante que el uso de preservativo disminuya sus sensaciones durante los encuentros o incluso perjudique su rendimiento sexual.

Si este es tu caso, debes elegir, de entre los diversos tipos de preservativos que existen en el mercado, el que m√°s se adec√ļe a tu situaci√≥n. Esto es perfectamente v√°lido en los casos opuestos, para aquellas personas con pene que quieren retrasar la eyaculaci√≥n.

En definitiva, las¬†enfermedades de transmisi√≥n sexual o enfermedades ven√©reas¬†pueden afectar a cualquier persona que practique alguna vez cualquier tipo de encuentro sexual a lo largo de su vida. La pr√°ctica del sexo seguro es la √ļnica forma de prevenir estas infecciones, siendo su recurso principal el uso de preservativo o cond√≥n.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *